El Judaísmo olvidado


25 Sep
25Sep

Es fácil perder de vista la influencia que ha tenido el judaísmo en nuestras vidas. El judaísmo ha sido crucial en la conformación política y cultural de nuestra sociedad. Sí, esto aplica a nosotros aun cuando no seamos judíos y aunque vivamos en una zona de Latinoamérica dónde a penas hemos escuchado de la hanukkah.


 Quizás primeramente por su influencia en el cristianismo y quizás también por haber estado en medio de procesos geopolíticos que marcaron  la historia del mundo, el pueblo de Israel con sus costumbres y religión sentó bases morales, filosóficas y sociales que cambiaron a Occidente. Puedes no saber nada de judaísmo pero seguramente has escuchado de los 10 mandamientos,  la hermandad de todos los humanos,  la semana de 7 días y el día de descanso.  

Sin embargo, aún cuando es la más antigua de las tres grandes religiones monoteístas es también la menos "popular". A diferencia del islam y el cristianismo  la religión Judía ha dejado la impresión de que no le interesa que el mundo la conozca.

El judaísmo moderno es bastante reservado, digamos que hasta opuesto al enfoque proselitista. Parece ser una religión hermética más interesada en profundizar en sus raíces culturales que en aportar conocimiento e iluminación a los demás "gentiles" (nombre con que en la Biblia se llama a los que no descienden del tronco de Jacob). ¿Es la religión judía hermética y gregaria? ¿Es una cosmovisión universal restringida en la cápsula cultural de un pueblo y sus tradiciones?  Creo que sí, creo que el judaísmo tal y como se conoce desde la rama farisea hasta hoy malentendió el llamado y la elección de Dios. El judaísmo, llamado a ser un río de aguas cristalinas, se estancó y enturbió cuando no quiso desembocar en el gran mar.  

El llamamiento a Abraham

Y haré de ti (Abraham) una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.  3  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Gén 12:2-3 RV 1960  

Dios llamó a Abraham y lo escogió para ser una gran nación. La prerrogativa divina para escoger y bendecir a quien desee es ampliamente defendida por las tres religiones monoteístas, la diferencia estriba en cómo se interpreta el propósito de ese llamado. ¿Dios llama para  preferir a una élite por sobre los demás humanos o para reclutar misioneros que acerquen a los demás?

Si se lee bien el texto es claro en las implicaciones del llamado: "te bendeciré (...) y serás bendición (...) y serán benditas en ti todas las familias de la tierra". La elección de Abraham tenía como objetivo alcanzar al mundo entero, bendecir a través de él y de la nación que se forjaría con sus enseñanzas. Israel, por tanto, fue elegida como una nación misionera, llamada a enseñar preceptos y mandamientos nobles, a mostrar el carácter del Creador y no necesariamente a establecer un muro de separación entre ellos y el resto del mundo. 

¿Pero cómo entendió este texto el judaísmo? Podemos leer de Rabbi Solomon ben Isaac, un maestro judío del siglo XI d.c  que las "familias" a las que se refiere Génesis no son las demás naciones de la tierra sino los descendientes de Abraham. O sea, que los descendientes de Abraham serían benditos en él. Para este rabí el texto se cumplía cuando "Un hombre le dice a su hijo: Vuélvete como Abraham". Otra manera de resolver el asunto es la que propone Chatam Sofer, un Rabí del siglo XIX, quién nos dice que una persona por ser justa "influye en el bien para todo el mundo y baja la abundancia de arriba hacia abajo".

Realmente no hay que ir muy lejos para entender cómo la elección de Dios fue para propiciarse un depositario de conocimientos y costumbres que ennoblecieran e iluminaran el mundo antiguo. Lo mismo con Moisés y el pueblo que salió de Egipto. 

La misión de Israel

Salomón construyó su templo con la esperanza de que Israel cumpliera su cometido y que "todos los pueblos de la tierra" se convirtieran a la nobleza y al conocimiento del Creador.

 Y también al extranjero que no fuere de tu pueblo Israel, que hubiere venido de lejanas tierras a causa de tu gran nombre (...) si viniere y orare hacia esta casa,  33  tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada, y harás conforme a todas las cosas por las cuales hubiere clamado a ti el extranjero; para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre (...) 2Cr 6:32-33 RV 1960

Isaías declara  que la casa de oración de Dios tenía que ser entendida "para todos los pueblos", y  se les alienta a los extranjeros a entrar al pacto de Israel.  

Y el extranjero que sigue a Jehová no hable diciendo: Me apartará totalmente Jehová de su pueblo. (...)  Y a los hijos de los extranjeros que sigan a Jehová para servirle, y que amen el nombre de Jehová para ser sus siervos; a todos los que guarden el día de reposo para no profanarlo, y abracen mi pacto,  7  yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.  Isa 56:3-7 RV 1960  

Para colmo en Zacarías  la predicación y conversión al Dios de Jerusalén es vista como una bendición para los gentiles y la responsabilidad de la enseñanza recae sobre los judíos. 

Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de Jehová.  23  Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros. Zac 8:22-23 RV 1960  

Con estas bases escriturales ¿Cómo es que no se hace un esfuerzo decidido desde el judaísmo  para  que el mundo tenga la misma relación con el Creador que ellos supuestamente gozan? 

Podemos encontrar una explicación en el artículo sobre proselitismo que ofrece My Jewish Learning . En este artículo  se nos informa que a diferencia del cristianismo y el islam la Religión Judía considera que una persona no necesita la enseñanza del judaísmo para ser salva, solamente necesita ser justa. 

¿Pero acaso ese es el enfoque que encontramos en los profetas citados anteriormente? ¿Si el judaísmo considera que una persona justa no adora ídolos no tiene por lógica que enrolarse en la obra de mostrarle al mundo las consecuencias negativas de la idolatría? ¿Si considera que una persona justa no es sexualmente inmoral no debe enseñar activamente qué es y qué no es una inmoralidad sexual? ¿Si el judaísmo considera que sus preceptos iluminan y guían a una relación más profunda con el creador no es su responsabilidad compartir tales enseñanzas?

Al final parece ser una excusa más para concentrarse en el desarrollo cultural interno, afianzar la separación entre "El pueblo elegido" y el resto del mundo y seguir esperando la supremacía política que traerá el supuesto mesías venidero.

Propósito bendito

Pablo, judío y prominente Apóstol de Jesucristo expresó con claridad las implicaciones del llamado a Abraham: 

Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. Gál 3:8 RV 1960  

En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Efe 2:12 RV 1960  

Pablo vislumbró que la promesa a Abraham fue dada para alcanzar a todas las naciones y que en el Mesías todas las naciones fueran participantes del pacto y ciudadanos del verdadero Israel, hechos todos nosotros un solo pueblo. 


Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Éxo 19:6 RV 1960

Y ese es el bendito plan del llamamiento: Leudar un trocito para transformar toda la masa. 

Así cómo el llamado de Dios y la elección tiene como propósito acercar a los demás, nuestras vidas son bendecidas cuando ponemos nuestros recursos y talentos a disposición del prójimo. Ambas son verdades incluidas en el llamado a Abraham.  El llamado a servir y ser de bendición está tan impregnado en nuestra esencia que cuando respondemos a él obtenemos satisfacción, paz interior y un sentido de propósito nos habilita para enfrentar e incluso vencer las vicisitudes de la vida. Cuando damos recibimos, y no hay ser humano más pleno que aquel que está activamente involucrado en la bendición de otro ser humano.

Sea cual sean tus talentos o recursos, si le das un mejor uso que la mera satisfacción personal  estarás trabajando en la dirección correcta y los beneficios duraderos no se harán esperar. 

No debemos caer en la trampa del Israel histórico y quizás la de una parte importante del judaísmo moderno. Israel terminó bebiendo de sus propias aguas en vez de compartirlas y  no fue hasta que el verdadero judaísmo  apareció en la historia que se  pudo acceder  más fácilmente a este sistema de pensamiento moral, filosófico y sobre todas las cosas espiritual que añadiría una carga positiva al mundo. El cristianismo fue el verdadero judaísmo, la interpretación olvidada que nos dio acceso a la luz plasmada en los patriarcas y profetas, por lo menos hasta que fue tristemente institucionalizado...pero ya eso es otra historia.   


ESCUCHA MI MÚSICA EN:  
Spotify  iTunes  Dezeer

↓↓CONECTÉMONOS↓↓↓
Youtube  Instagram  Twitter  Facebook  Telegram

Seguimos en contacto!