La Luz que no se Publica


02 Apr
02Apr

Mat 6:1-2  "Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa."

Al parecer el Señor muestra un tipo de moral que a primera vista puede sonar contradictoria.

Al llamarle a los creyentes "la luz del mundo" los incitaba a brillar ante la vista de los hombres para que "vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos" Mat 5:16 

Por otra parte los invita a hacer las obras de caridad en secreto, sin que "no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha" Mateo 6:3
¿Qué quería trasmitir Jesús con estas dos órdenes aparentemente contradictorias?

Dios nos enseña a vivir una vida tan activa de deslumbrante moral que los actos sinceros de misericordia no puedan ser ignorados por la sociedad que nos rodea.
Este tipo de vida no busca la exaltación propia pero tiene un compromiso con el prójimo tan sólido que le es imposible no llegar a ser motivo de la glorificación del nombre de Dios, la luz del mundo, la sal de la tierra. ¿Qué podemos hacer tú y yo para que nuestra vida se incline más en esta dirección?

La respuesta de una de las cristianas del Nuevo Testamento nos es ejemplo de la aplicación de este pasaje:
"Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía." Hch 9:36

El camino de Dorcas para ser la luz del mundo fue bendecir a sus vecinos con lo que podía. Muchas veces creemos que nuestra predicación del evangelio es "Corbán", es decir, utilizamos la misma justificación que usaban los fariseos al pensar que nuestro servicio a Dios, ya sea en la predicación o como ellos, en los rituales del templo, es suficiente. No, no es suficiente, no es Corbán. "Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte" Mar 7:11 . No es justificación para no ayudar material o psicológicamente a nuestros vecinos el que prediquemos o que tengamos un ministerio, no es justificación.

Dorcas era la luz del mundo y la sal de la tierra, no buscaba ser alabada por ello pero Dios era glorificado en Dorcas.
El énfasis que el evangelio da a las limosnas y pequeñas ayudas personales en todo el Nuevo Testamento quizás pudo ser opacado a la vista del cristianismo protestante por tantos siglos de mala práctica católica. Pero que ellos lo usaran mal en un tiempo no invalida a la verdadera religión:
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo. Stg 1:27

Espero que esto me sirva y te sirva para enfocar nuestras vidas en algo más que predicar el evangelio, algo que lo complementa lo cuál es: "Vivir y servir el evangelio."