Si alguien te insulta


09 Oct
09Oct

Si alguien te insulta, no te dejes insultar. No se lo permitas. ¿Por qué vas a permitir que su odio arrebate tu tranquilidad? Impide que te insulte, pero no con tus puños sino con la paz de Dios en tu corazón. Más fuerte es el que domina su espíritu que el que conquista una ciudad. Y muchos reyes han perdido ciudades por no dominar su espíritu. Se fuerte, se hombre, se grande, pero para amar. Dios es grande y pudiendo ser odio… Dios es amor.

Las personas cuando insultan están rotas, están quebradas porque alguien más los quebró. Han aprendido esa forma egoísta de comunicación con los insultos de alguien más. El odio es un virus que se propaga con fuerza en los que no tienen la mascarilla de Jesús. Revístete de amor, de Dios, de Cristo y vive tus insultos como un momento de gloria en el cuál puedes cargar la cruz y seguir a tu maestro, compórtate con la dignidad de los hijos de Dios: fuertes como el león, mansos como el cordero.

Si alguien te insulta se un juez justo, pero misericordioso, no juzgues apresuradamente, recuerda que alguna vez tú también insultaste y Dios te lo perdonó. Que tu boca no se apresure a la maldición ni tus pies a derramar sangre y tus días se alargaran sobre la tierra.

Por último… si alguien te insulta recuerda las palabras que pronunció el ser más poderoso del planeta después de ser insultado y humillado hasta lo sumo:

“Perdónalos Señor, porque no saben lo que hacen”